miércoles, 24 de marzo de 2010

Tarta de fresas con nata y requesón


Esta tarta la preparé el domingo para una comida familiar y la hicimos en el curso de cocina . Le aumenté las cantidades a la original porque el molde era mas grande y aún así creo que admitía mas cantidad de nata y requesón (como 300 m. de nata y 250 ml de requesón, el azúcar al gusto). Utilicé 500 gr. de fresas y me resultaron un poco justas. Tuve que estirarlas un poco sobre la tarta. Creo que quedarían mejor un poco mas montadas unas encima de otras; o quizás cortadas mas finas. Otra vez será...
Preparé todo el día anterior, la pasta quebrada ( horneada), la nata  y el queso montados  y las fresas cortadas (aunque esto último mejor hacerlo el mismo día). El mismo día monté la tarta así el relleno no humedeció la pasta quebrada y quedó crujiente.
¡Advertencia! Me comentaron, y estoy de acuerdo, que el relleno no es lo suficiente consistente para aguantar mucho tiempo. Creo que sería mejor ponerle dos hojas de gelatina disueltas en dos cucharaditas de agua. Quizá sea porque la nata y el queso no adquieren el punto exacto de montado. ¡Eso es lo difícil!, evitar que quede muy líquido o  que se convierta todo en mantequilla...






350 gr. de pasta brisa o quebrada dulce.
200 gr. de fresa, mejor pequeñas (para el molde de 26 cm utilicé 500 gr)
200 ml. de nata para montar( yo 250 ml)
150 gr. de requesón, mejor del Gorfolí (yo 200 ml.)
125 gr. de azúcar
2 hojas de gelatina
1 c/s de azúcar para endulzar la gelatina
Agua

MASA QUEBRADA O BRISA
150 gr. de harina 1 pellizco de sal
75 gr. de mantequilla 1 yema de huevo (yo eché un huevo entero)
2 ó 3 cucharadas de agua fría, si se necesita (no la necesité)
Esta cantidad es la justa para el molde

ELABORACIÓN PASTA QUEBRADA:
Tamizamos la harina y la ponemos en un cuenco, le añadimos la sal y la mantequilla en trocitos.
Cuando parezca pan rallado le añadimos la yema de huevo y con ayuda de una espátula lo mezclamos, si es necesario le añadimos el agua fría.
Ponemos la masa sobre el mármol, enharinado y amasamos ligeramente. Dejamos un reposo de 30 minutos en la nevera.
Para este tipo de masas, la mantequilla debe estar bien fría.
Si la queremos para tartas dulces le ponemos 75 gr. de azúcar.
La pasta, después de cocida se rajó un poco.


ELABORACIÓN RELLENO:
Una vez hecha la pasta quebrada la extendemos y la ponemos sobre el molde. Tapamos con papel vegetal y metemos en la nevera, durante 30 minutos. Al taparla con papel vegetal con la forma del molde, evitamos que se encoja al cocerla.
A continuación cocemos en horno precalentado, a 180º durante unos 20 minutos, hasta que los bordes comiencen a dorar. Retiramos el papel y si vemos que el fondo de la tarta ya está cocido la retiramos del horno.
Dejamos enfriar.
Tendremos la nata bien fría, lo mismo que el queso. A ser posible podemos tener también el cuenco, donde vamos a montarla, en la nevera.
Mezclamos queso y nata y agregamos el azúcar. Batimos con las varillas, hasta que esté firme, pero teniendo cuidado de no pasarnos de punto para que no se nos haga mantequilla.
Una vez fría la base de pasta brisa extendemos la nata y el requesón sobre ella.
Lavamos las fresas y las cortamos en láminas. Vamos colocándolas, en espiral sobre la nata.

BRILLO: Ponemos a remojo 2 hojas de gelatina en agua fría. Una vez ablanden las disolvemos en 5 c/s de agua caliente con una cucharada de azúcar, bien disuelto. Yo hice una mermelada de fresa con unas cuantas fresas y azúcar y después de colado le añadí la gelatina. Cuando tengamos la gelatina disuelta pintamos las fresas con ella, ayudándonos de un pincel.
Dejamos en la nevera hasta el momento de servir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada