miércoles, 7 de agosto de 2013

Tarta de cereza o Cherry pie


Es la segunda tarta de cerezas que subimos al blog  y como a mi madre le encantan las cerezas y teníamos un exceso de ellas en casa, me decidí a hacer una tarta antes de que se estropeasen. Además no estaban muy dulces, lo que dicen que es mejor para estos pasteles de cerezas..
Pongo también las fotos de otra tarta que hizo mi hermana porque son muy parecidas. La mía es una copia del blog El invitado de Invierno que hace cosas estupendas y tiene unas fotos maravillosas.

Ingredientes:

Para la masa quebrada:
400 g de harina floja
250 g de mantequilla fría
½ cucharadita de sal
1 cucharada de azúcar
100 g de agua helada
1 huevo batido para pincelar el enrejado

Para el relleno:
800 g de cerezas, pesadas deshuesadas (yo puse 600 g porque eran las que me quedaban)
180 g de azúcar
1 vaina de vainilla (yo una cucharada de azúcar vainillado)
3 cucharadas de maicena


Instrucciones:
Deshuesar las cerezas el día antes y ponerlas en una ensaladera con todo el azúcar y las semillas de la vaina de vainilla (yo eché una cucharada de azúcar vainillado). Se mezcla todo bien y se dejan macerar toda la noche para que suelten su jugo.

Se prepara la masa quebrada. Se divide la masa en dos partes, una un poco mayor que la otra, y se estira la porción mayor para colocarla en el molde untado de mantequilla y enharinado. Se puede poner en el fondo un círculo de papel de horno para que no se pegue.

Ponemos la base en el congelador a reposar por lo menos ½ hora. La otra porción, la que usaremos para el enrejado, se envuelve en plástico y se deja reposar también. Mientras las masas reposan se pone el horno a calentar a 200º con calor arriba y abajo.   


Cuando la masa para el enrejado haya reposado, se aplana con el rodillo en forma más o menos rectangular, hasta un grosor de unos 2 mm. Deben salir 16-18 tiras de masa, la mitad para cada sentido (no hacen falta tantas porque la masa va estirando).

Se añade la maizena a las cerezas (como dieron mucho jugo saqué medio vaso de agua de zumo porque me parecía mucho líquido)  y se remueve bien. Creo que hubiese sido mejor echarlo todo pero tenía miedo de que la base quedase cruda con tanto líquido. A mi hermana le pasó lo mismo y dice que le quedó seca, así que mejor echar todo el jugo y ver que pasa.

Se saca la base del congelador y se distribuye por encima la mezcla de cerezas. Se forma el enrejado colocando las tiras de masa encima de las cerezas o se hacen los agujeritos con un cuchillo o una rueda ondulada como hizo mi hermana y se estira un poco la masa. Se bate el huevo y se pinta el enrejado.

Se mete la tarta al horno en la parte inferior, con calor por debajo (yo arriba y abajo porque no tengo solo por debajo) y se cuece 15 minutos, al cabo de los cuales se baja la temperatura a 180º. Se acaba de cocer otros 35-40 minutos, según como se vea de dorada.

Una  vez lista se deja enfriar en una rejilla, sin desmoldar porque es demasiado frágil.

Cuando está casi fría, se desmolda y se pone en el plato en que se va a  servir. Podemos acompañarla con nata montada o helado de vainilla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada