miércoles, 20 de agosto de 2014

Tarta Selva Negra


Una tarta clásica que hacía muchos años que no preparaba. Siempre me gustó el contraste del chocolate oscuro con la nata tan blanca, pero parece que ahora están de moda otros tipos de tarta y a nadie le apetecía. ¡Al final lo logré!
El bizcocho está hecho con Thermomix pero el resto de forma tradicional y las fotos como siempre ¡de pena!


INGREDIENTES:

BIZCOCHO:
100 g de harina de repostería
40 g de cacao puro en polvo
2 cucharaditas de levadura química (maicena)
1 cucharadita de azúcar vainillado
1 pellizco de sal
3 huevos
150  g de azúcar
100 de mantequilla
30 g de Kirsch

ALMIBAR
·        130 g de azúcar
·        150 g de agua
·        2 cucharaditas de licor

RELLENO:
250 g de cerezas al kirsch
500 g de nata líquida muy fría
1 cucharadita de azúcar vainillado
80 g de azúcar glas

DECORACIÓN:
Virutas de chocolate


PREPARACIÓN:

BIZCOCHO:
Precaliente el horno a 180º.
Ponga en el vaso, bien seco, la harina, el cacao, la levadura, el azúcar vainillado y la sal. Pulverice todo programando 20 segundos, velocidad progresiva 5-10. Vierta en un cuenco y reserve.
Coloque la mariposa en las cuchillas y agregue al vaso los huevos y el azúcar. Programa 5 minutos, 37º, velocidad 3 ½. Programe de  nuevo 4 minutos, velocidad 3 (sin programar temperatura). Añada la mantequilla y la mezcla de harina y cacao, preparada anteriormente y mezcle todo 4 segundos, velocidad 1. Termine de unirlo quitando la mariposa y ayudándose con una espátula suavemente y con movimientos envolventes. Añada el licor y mézclelo.

Engrase  y enharine un molde alto desmontable de 22 cm. de diámetro (yo puse en el fondo papel de horno). Vierta en él la mezcla e introdúzcalo en el horno, durante 30 a 40 minutos. Pínchelo en el centro para comprobar que esté cocido (la aguja debe salir limpia). Desmóldelo sobre una rejilla deje enfriar.

ALMIBAR:
Ponemos en un cazo el azúcar con el agua y se deja hasta que hierve y se disuelve el azúcar. Yo lo aparto del fuego enseguida que empieza a hervir porque al enfriar queda menos líquido. Añadimos las cucharadas de licor y dejamos enfriar.

RELLENO:
500 g de nata montada (mínimo 35% de materia grasa)
80 g de azúcar glas
Una pizca de crémor tártaro
Colocamos la nata en un bol y batimos a mano o con batidora, en  velocidad baja al principio para que no salpique y vamos añadiendo poco a poco el azúcar glas mezclado con el crémor tártaro y el azúcar vainillado si nos gusta. Cuando ya esté un poco montada podemos subirle la velocidad pero con cuidado de que no se nos haga mantequilla. Yo cuando ya está casi montada la bato a mano con unas varillas para que no se me pase y cogerle bien el punto.


MONTAJE:
Cortamos el bizcocho en tres planchas. Remojamos la parte inferior con almíbar. Cubrimos toda la superficie con la nata montada. Colocamos encima la segunda plancha de bizcocho y remojamos. Ponemos por encima la nata montada y finalmente la tercera plancha de bizcocho y remojamos. Se cubre toda la tarta con nata montada, alisándola con una espátula o cuchillo.
Ponemos virutas de chocolate hechas con un cuchillo o pelapatatas. Formamos unas rosetas de nata alrededor de la tarta y colocamos sobre ellas unas cerezas (las de esta tarta eran naturales).
La receta original manda rellenar una de las capas con cerezas y nata o con mermelada pero a mí no me gustan los rellenos de mermelada y se las puse por encima en el adorno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada