domingo, 20 de junio de 2010

Crumble de peras con nueces y chocolate



Esta tarta es una de las que hicimos en el curso de cocina. Nunca me gustaron mucho las tartas con frutas pero tenía ganas de hacer un crumble. Probé la del curso y me gusto, así que me puse manos a la obra. Este tipo de tartas está mejor para una merienda que para postre. 
Cuando la comimos estaba demasiado caliente porque acababa de salir del horno y creo que un poco templada está mejor, incluso mejor que fría. Por la noche la metí 15 segundos en el microondas y estaba estupenda.



Pasta para la base:
Las recetas de crumbles, en general, no llevan base; se pone directamente la fruta en el molde en que se va a servir, pero me gusta  ponerle base porque parece más tarta. Con las cantidades que puse se desmigaba un poco pero no sé el motivo. La próxima vez haré la pasta quebrada que hago siempre para comparar.
200 gr. de harina
150 gr. de mantequilla (la próxima vez pondré 125 gr de mantequilla)
100 gr. de azúcar
3 yemas de huevo (con 2 yemas creo que es suficiente)
Pizca de sal
50 gr. de nueces peladas

Cobertura o desmigado:
100 gr. de mantequilla bien fría, 125 gr. de harina, 100 gr. de azúcar glas.

Compota:
1 kg. de pera Conferencia
Pizca de vainilla
Cáscara de limón
6 c/s azúcar
150 gr. de nueces
½ copa de ron
Media tableta de chocolate

ELABORACIÓN:

Pelamos las peras y las cortamos en cuadrados de aproximadamente 2 cm. Las ponemos en una cazuela y añadimos la cáscara de limón, la vainilla, el ron (yo puse Kirsh porque no tenía ron) y el azúcar. Cocemos hasta que ablanden, pero procurando que no rompan demasiado. Dejamos enfriar. Tuve que sacarle un poco de jugo de pera porque estaba muy líquido.

Tostamos las nueces y las troceamos. Añadimos a la compota, ya fría.

Cortamos el chocolate en trocitos pequeños y lo añadimos a la mezcla anterior. Reservamos hasta que tengamos la pasta. Las nueces y el chocolate lo añadí justo antes de ponerlo en el molde por si se reblandecía
Para hacer la pasta de la base debemos tener la mantequilla bien fría. Las nueces que vamos a utilizar para la masa las trituramos, o las machacamos en el mortero.

Ponemos la harina y las nueces en volcán, añadimos la mantequilla en trozos. Ponemos el pellizco de sal, el azúcar y las yemas. Unimos los ingredientes, pero trabajando la masa lo menos posible. Yo la hice en la thermomix poniendo todos los ingredientes 15 segundos en velocidad 6. Estiramos la masa entre dos plásticos, la ponemos en el molde y lo dejamos enfriando en la nevera.

Mientras tanto hacemos el desmigado que nos va a servir de cobertura. Es importantísimo que la mantequilla esté bien fría.

La ponemos en un bol junto con la harina y el azúcar glas. Vamos frotando todos los ingredientes con las palmas de las manos. Si se calienta la mantequilla volvemos meter en la nevera y seguimos frotando hasta que tenga consistencia de miga. Yo tuve que meterla unos minutos en el congelador

Ponemos la compota sobre la masa que tenemos enfriando en la nevera y cubrimos con el desmigado. Es la foto siguiente justo antes de meterla en el horno pero sin el desmigado porque se me olvidó hacerla.



Cocemos hasta que veamos los bordes de la masa dorados y dorado también el desmigado.
Suele servirse tibia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada