miércoles, 30 de junio de 2010

Tarta de albaricoques y crema tostada


Esta es otra de las tartas que hicimos en el curso de cocina y que nunca se me ocurriría hacer si no la hubiese probado antes. Eso de los orejones no me seducía nada, aunque parece que me está cambiando el gusto de las tartas. Antes me gustaban frías y con nata o chocolate pero ahora empiezo a hacerlas de frutas. ¡Está buenísima!

Ingredientes:
140 gr. de mantequilla
100 gr. de azúcar
250 gr. de harina
40 gr. de almendra molida         
2 yemas
25 g de leche fría
sal



Para el relleno:
250 gr. de orejones
175 ml. de vino dulce
100 gr. de azúcar
300 ml. de nata líquida
Vainilla en polvo (una cucharadita de azúcar vainillado)
4 huevos

ELABORACIÓN:
Con los ingredientes de la masa hacemos una pasta brisa, le añadimos la almendra. Amasamos sólo hasta que todos estén unidos, es la forma de que nos quede quebradiza. Hacemos una bola con ella y metemos en la nevera durante 30 minutos. Yo la hice el día antes y la coloqué en el molde cubierta con un plástico, de esta forma al estar dura la masa al día siguiente, no encoje al cocer. También la cubrí con papel de horno.

Yo hice la masa en la thermomix, poniendo los ingredientes en este orden: harina, mantequilla fría en trozos pequeños, sal, azúcar, yemas de huevo y leche; y lo puse 20 segundos en velocidad 6.

A continuación ponemos a cocer el vino con los 100 gr. de azúcar; en cuanto hierva y el azúcar esté disuelto, retiramos del fuego y añadimos los orejones.
Los dejamos en reposo, mientras vamos preparando la tarta (yo los dejé toda la noche).

Calentamos la nata y la vainilla hasta que hierva, retiramos del fuego y dejamos en infusión.

Ponemos el horno a calentar a 200º.

Sacamos la masa de la nevera . Cocemos hasta que empieza a tomar un tono tostado. A los 10 minutos retiramos el papel y seguimos haciendo hasta dorar.

Bajamos el horno a 160º (yo lo volví a subir a 180º porque no acababa nunca).

Batimos los huevos, les añadimos la nata y seguimos batiendo. Escurrimos los albaricoques y reservamos el vino.

Sobre la base de la tarta horneada ponemos los albaricoques.

Mezclamos el vino reservado con los huevos y la nata y lo ponemos sobre los albaricoques.

Cocemos durante unos 30 minutos (a mi me llevó mas tiempo, supongo que dependerá del tamaño y del horno).

Sacamos del horno y dejamos que enfríe. Espolvoreamos por encima con las 4 cucharadas de azúcar o algo menos y quemamos con una pala de quemar o un soplete.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada