domingo, 12 de enero de 2014

Tarta de nata y trufa

Esta es la tarta de mi último cumpleaños y cuando me puse a  hacerla tenía la intención de hacer una tarta selva negra pero según fueron avanzando los acontecimientos quedó en tarta de nata y trufa.
Una de las causas fue que como no me gusta mucho el sabor fuerte (amargo) del cacao, le añadí menos cantidad de lo que indicaba la receta y el bizcocho no quedó suficientemente oscuro y además las planchas quedaron muy delgadas por lo que lo de selva negra no resultaba muy convincente.
El bizcocho está copiado del libro de Repostería y pastelería de Thermomix pero hice tres planchas para así no tener que cortarlo en capas, ¡es una lata!. De todas formas creo que incluso para este tamaño de molde  habría que duplicar estas cantidades.


INGREDIENTES:
Bizcocho: (molde de 22 cm.)
  • 100 g de harina de repostería
  • 40 g de cacao puro en polvo (yo puse 20 gr porque no me gusta muy fuerte)
  • 2 cucharaditas de levadura química (Royal)
  • 1 cucharadita de azúcar vainillado
  • 1 pellizco de sal
  • 3 huevos
  • 150 g de azúcar
  • 100 g de mantequilla
  • 40 g de kirsch (licor de cereza que no puse)

Las planchas de bizcocho quedaron excesivamente delgadas, así que se puede duplicar la cantidad de estos ingredientes.

Almíbar:
  • 100 g. de agua
  • 120 g de azúcar

 Relleno:
  • 750 g de nata líquida muy fría con 35% de materia grasa
  • 150 g de azúcar glas
  • 150 g. de chocolate negro (yo puse mitad negro y mitad con leche)

Decoración:
  • 1 tableta de chocolate con leche
  • Azúcar glas



Preparación del bizcocho: (En este caso tres planchas finas)
Precalentamos el horno a 180º con calor arriba, abajo y aire. De esta forma se hacen todas las planchas a la vez.
Ponemos en el vaso del Thermomix, la harina, el cacao, la levadura, el azúcar vainillado y la sal. Pulverizamos todo programando 20 segundos, velocidad progresiva 5-10. De esta forma la mezcla quedará homogénea. Se vierte en un cuenco y se reserva. Creo que sería más cómodo mezclar estos ingredientes y pasarlos por un colador.
Colocamos la mariposa en las cuchillas y agregamos los huevos (sin batir) y el azúcar. Programamos 5 minutos, 37º, velocidad 3 1/2. Programamos de nuevo 4 minutos, velocidad 3, sin temperatura. Añadimos la mantequilla en trocitos para que se derrita mejor, y la mezcla de harina y cacao, mezclando 4 segundos, velocidad 1 (yo puse más tiempo porque no mezcló casi nada). Quitamos la mariposa y mezclamos un poco con una espátula. Añadimos el licor kirsch y unimos.
Corté tres círculos de papel de horno un poco más grandes que el molde y los rellené con parte de la mezcla del bizcocho (se divide en tres partes), aunque se salga un poco el relleno da igual porque después se recortan con un cuchillo según el tamaño del molde. De esta forma hice las tres planchas de bizcocho. Las metí al horno unos 12 minutos. No tienen que quedar resecas. Nada mas sacarlas del horno se les quita el papel y se dejan enfriar.

Preparación del almíbar:
Se pone en un cazo a hervir el azúcar y el agua y cuando pasen 5 minutos se apaga y se deja enfriar.

Preparación del relleno: 
Ponemos el chocolate a derretir en el microondas en tandas de 30 segundos removiendo hasta que esté blandito. No poner 2 minutos seguidos porque se quema y hay que intentar removerlo entre tanda y tanda. Reservamos.
Se monta la nata. En  Thermomix se coloca la mariposa, añadimos la nata y semimontamos, añadiendo después el azúcar glas. Antes de que la nata quede muy dura se saca algo menos de la mitad para un bol y se mezcla con el chocolate derretido para hacer la crema de trufa. Se va añadiendo la nata a la mezcla de chocolate a cucharadas, revolviendo siempre para el mismo lado y despacio hasta incorporarlo todo. Se reserva en el frigorífico. El resto de la nata se sigue montando hasta que esté en su punto y también se reserva en el frigorífico. 
Montaje de la tarta:
Colocamos dentro del molde una de las planchas de bizcocho, la remojamos un poco con el almíbar ya frío, untamos una capa abundante de crema de trufa, colocamos encima otra plancha de bizcocho, volvemos a remojar con almíbar, añadimos una capa de nata montada y volvemos a poner encima la última plancha de bizcocho, remojando con almíbar (a mi se me olvidó remojar esta capa pero no se notó mucho).Finalmente ponemos una capa fina de nata montada  y alisamos la superficie.
En este punto cubrí la tarta con papel film y la metí en el congelador. Esto lo hice porque en un video de Youtube lo recomendaban para desmoldar la tarta fácilmente aunque creo que no hace falta si el molde es desmontable o se hace con un aro.
Después de un par de horas saqué la tarta del congelador, le pasé un cuchillo alrededor para desmoldar y la coloqué en el plato de servir. La adorné con virutas de chocolate que hice rallando una tableta con un cuchillo de cocina grande. La puse unos puntitos de crema de trufa que me sobró y lista. Me gustan las tartas mas adornadas por los lados pero me parecía demasiada nata y la dejé tal cual. ¡Rica, rica..!
Como me sobró mas de la mitad, la corté en porciones y las tengo en el congelador para darme un homenaje cuando me apetezca o para ver si mi sobrina se anima y la prueba porque se empeñó en que las chufas no le gustan y no quiso saber nada… Por mas que le dije que la trufa no tenía nada que ver con las chufas, no hubo manera…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada