miércoles, 15 de febrero de 2012

Vasos de bizcocho

Uno de los blogs que sigo habitualmente es Un poquito de Rocío porque tiene unas tartas muy originales. Ésta me pareció increíble. Nunca había visto nada parecido.
No me salió tan bien como a Rocío (bueno, no me salió ni parecida pero es que se me rompió al prepararla) pero mejoraré… aunque tendré que mentalizarme para volver a hacerla pues da bastante trabajo.
La manga pastelera tampoco es mi fuerte así que los dibujos están de aquella manera…,  y los vasos tendrían que ser un poco más pequeños para manejarlos mejor. En realidad es un bote de galletas.



Bizcocho de colores:
50 gr. de mantequilla,
50 gr. de azúcar glass
50 gr. de harina de trigo
Una pizca de tinte o cacao

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee, añadimos la harina tamizada poco a poco y la mezcla resultante la ponemos en tacitas a las que añadimos una pizca del tinte deseado.
Colocamos una lámina de silicona en la bandeja del horno, metemos las masas de las tacitas en mangas pasteleras con una boquilla del nº 2 y hacemos los dibujos sobre la lámina (ver fotos aunque están colocadas en orden inverso). Finalmente metemos la bandeja en el congelador y a continuación preparamos el bizcocho normal.

Bizcocho normal:
3 huevos
100 gr. de azúcar,
100 g de harina bizcochona (yo normal de repostería)
1 sobre de azúcar vainillada

Precalentamos el horno a 180º.
Batimos los 3 huevos con el azúcar hasta que triplique su tamaño y haya blanqueado, a continuación le vamos poniendo despacio a cucharadas la harina tamizada.

Sacamos la bandeja que teníamos en el congelador y vertemos encima de las figuras de colores esta mezcla de bizcocho normal.
Horneamos a 180º unos 10 minutos, antes de que empiece a dorarse mucho.
Al sacar del horno la plancha, la ponemos sobre una rejilla y retiramos con mucho cuidado la lámina de silicona. Cuando todavía está caliente cortamos las tiras y las enrollamos como un tubo, sujetándolas con papel vegetal y metiéndolas en una taza o bote para rellenarlas después con la trufa. 

Trufa de chocolate:
Calentamos 400 ml de nata para montar (35% materia grasa) y cuando empiece a hervir, retiramos del fuego y le agregamos 300 g de chocolate negro de cobertura, en trocitos, deshacemos con unas varillas y cuando esté templado metemos en la nevera. Esto es preferible  hacerlo el día antes y después la montamos como si fuera sólo nata, con batidora o a mano. 
   Rellenamos los bizcochos con la trufa, decoramos al gusto y dejamos enfriando en la nevera.

Es un poco laboriosa toda la preparación pero merece la pena ver el resultado aunque no sea perfecto. 


1 comentario:

  1. Menudo trabajazo pero merece la pena , queda tan bonita.
    Un beso.

    ResponderEliminar